lunes, 31 de enero de 2011

COMO AGUA ENTRE LOS DEDOS EN LA NUEVA EDICIÓN DE "EL PLACER DE LEER"

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, mantuvo, viernes 28, un encuentro con los medios de comunicación sevillanos para la presentación de la séptima edición del programa de animación a la lectura ‘EL PLACER DE LEER’.


Este encuentro se produjo en la sede de la Diputación (Avda. Menéndez y Pelayo, 32), y junto al presidente estuvo la diputada provincial de Juventud, Beatriz Sánchez, y Manuel Garrido, director de Piratas de Alejandría, empresa de dinamización que desarrolla el programa en colaboración con la Diputación.

Se trata de una edición de ‘EL PLACER’ que amplía su impacto, ya que va a llegar a 75 municipios, y su nómina de autores participantes, de 15 a 18, entre los que hay cuatro premios nacionales de Literatura: Antonio Rodríguez Almodóvar (que tiene dos en su haber), Paco Roca, José María Merino y el ganador de 2010, Eliacer Cansino.  Éstos van a estar en la rueda de prensa de mañana, para hablar de su participación en esta experiencia, junto a: Miguel Fernández Villegas, autor de Como agua entre los dedos, La isla de los espejos y El monasterio perdido. La nueva novela de Miguel Villegas intenta difundir la idea que los centros educativos, en general, adolecen de un buen funcionamiento democrático, es un hecho contrastado; las opiniones del alumnado y su participación en la gestión democrática de los mismos es testimonial, cuando no inexistente.

En su cuarta edición el programa incorpora novedades entre las que destaca la introducción del uso de las nuevas tecnologías, mediante una web específica, www.elplacerdeleer.org que intenta hacer la propuesta más dinámica con un concurso on line, en el que los participantes podrán ir accediendo a diversos premios, en función de sus conocimientos sobre las obras leídas. Como segunda novedad, se ha creado un consejo asesor, presidido por Rodríguez Almodóvar, que se encarga de dictaminar los contenidos del programa, asesorar la selección de los libros y evaluar la creatividad de los participantes del concurso.


La clave en "El placer de leer" es la participación del joven lector. Básicamente, el programa se desarrolla en tres fases: en la primera se distribuyen 2.500 ejemplares de las obras seleccionadas en los municipios: 30 ejemplares de una misma obra para cada grupo de 4 municipios y un lote de las 14 obras seleccionadas para cada municipio participante. En la segunda fase, cada municipio constituye un grupo de treinta jóvenes, que realizan la lectura de la obra correspondiente. Es el momento en el que se inician las actividades de animación: narraciones orales, visita de autores y concurso on line. En la tercera fase se realizará una gala en la que se encontrarán todos los participantes y se entregará el premio a los ganadores del concurso en las diferentes categorías.

En la pasada edición, ‘EL PLACER DE LEER’ consiguió que 2.100 jóvenes y 80 profesionales de juventud, educación y bibliotecas se implicaran. Se crearon 70 clubes de lectura presenciales. Se distribuyeron más de 3.000 libros. Se realizaron más de 140 actividades de dinamización. Y ‘EL PLACER’ cuenta con un Club de Lectura Virtual, que alcanzó la cifra de 1.205.163 visitas. Logros que lo convierten en una iniciativa sin parangón en España, como reconocen los profesionales del sector.

Pinchar aquí para ver el dossier de prensa.
Descargate desde aquí toda la información sobre el Programa "EL PLACER DE LEER".

2 comentarios:

caspianx dijo...

En una sociedad donde el hábito de la lectura voluntario tiene que competir con otras ofertas de ocio, el atraer a los jóvenes hacia el acto íntimo de tomar un libro, leerlo, comprenderlo y disfrutarlo requiere del uso combinado de múltiples estrategias que han de desplegarse en varios frentes como la familia, los centros educativos, las bibliotecas, las instituciones públicas, las librerías y las editoriales.

antoniogonz dijo...

Fomentar el hábito de la lectura en los niños, es un objetivo que tienen muchos padres. De hecho, es bastante común regalarles libros a los niños pequeños, aún a quienes todavía no saben leer. Pero cuando llegan a la adolescencia, ese entusiasmo de los padres, y sobre todo de los hijos, se va perdiendo. Las prioridades cambian, y no se hace tanto énfasis en el tema.

Los adolescentes tienen un casi natural rechazo a hacer en su tiempo libre, aquello que tienen que hacer por mandato curricular. Por lo tanto muchas veces, los profesores de literatura apenas logran que lean (y muy parcialmente) aquello que el programa de estudios les indica. Lamentablemente son pocos los profesores que consiguen que los adolescentes redescubran en esa etapa, el placer que sentían con los libros durante la infancia.

Tal vez uno de los aspectos más importantes sea regalarles libros de los temas que de verdad les interesan, aún cuando no son tan afines a nuestros gustos. Porque hoy día los adolescentes leen y escriben, gracias al ordenador, mucho más que antes.

Solamente se necesita una elección adecuada, basada en los gustos e intereses personales de cada adolescente, para transformar un hábito en un placer.

Publicar un comentario